En la noche del sábado 13 de abril Irán realizó un ataque con drones y misiles a Israel, como respuesta al ataque israelí a su consulado en Damasco la semana pasada. Prácticamente la totalidad de los misiles y drones fueron derribados por los sistemas de defensa israelíes con apoyo de EE.UU. antes de impactar sus objetivos, con lo cual se minimizaron las víctimas y los daños materiales fueron menores.


El análisis inicial apunta a que el ataque se dio por la necesidad de Irán de mostrar alguna retaliación, pero balanceando con su interés de evitar cualquier tipo de guerra regional a gran escala. Incluso se considera que el ataque fue adecuadamente telegrafiado de manera que Israel y sus aliados tuvieran tiempo suficiente para preparar sus defensas y evitar víctimas. Además, Irán indicó que después de este ataque no tomarían acciones ofensivas adicionales en contra de Israel.


Estados Unidos a su vez, aunque condenó el ataque y participó activamente en las acciones defensivas, manifestó que no apoyaría ningún tipo de contraataque por parte de Israel. Esta postura limitaría fuertemente la potencial respuesta del país, a pesar de que su primer ministro, Benjamín Netanyahu, sería partidario de una respuesta enérgica.

¿Cómo han reaccionado los mercados?

Como tiende a ocurrir en casos de conflictos geopolíticos y en particular aquellos enfocados en Oriente Medio, el principal canal de difusión hacia economía y mercados, son los precios de la energía.


No obstante, los precios del petróleo habían venido aumentando en las últimas semanas en alrededor de $5 dólares por barril, en gran medida debido a una mayor prima de riesgo geopolítico, por lo cual el alcance limitado del ataque y la expectativa de que los riesgos de escalamiento son marginales, generaron de hecho un alivio en el mercado, y los precios del crudo han caído alrededor de 1%. Las bolsas también han tenido un comportamiento positivo, con los futuros en EEUU aumentando en torno a 0.8%.

¿Cuál es nuestra recomendación?

A pesar del impacto mediático que tiene un ataque directo (no a través de organizaciones afiliadas como Hamas o Hezbolá) de Irán a Israel, entendemos que los precios de los activos habían venido incorporando una prima de riesgo, por lo que por el momento no esperamos impactos relevantes en precios derivados del ataque. No obstante, seguiremos atentamente las noticias sobre la respuesta potencial de Israel, quien fue conminado por EEUU a evitar cualquier ataque que escale la confrontación, anunció que respondería. Es probable que, de darse esta respuesta, esté también limitada a objetivos industriales de fabricación y lanzamiento de los dispositivos desde donde se realizaron los ataques del sábado.


En línea con lo anterior, mantenemos en nuestros portafolios internacionales una sobre ponderación de la renta variable por sobre la renta fija. Dentro de la renta fija, continuamos con una preferencia por neutralidad en duración.

Informate para tomar mejores decisiones financieras.
Contactá a un asesor de inversiones.

CLICK ACÁ