El índice de precios al consumidor (CPI) en Estados Unidos tuvo un dato de inflación del 3.5% en marzo, medido anualmente, superando las expectativas del 3.4% previsto y acelerándose en comparación con el 3.2% registrado en febrero. Esto marca el segundo mes consecutivo de expansión del CPI anualizado y el nivel más alto desde septiembre de 2023. En términos mensuales, la inflación aumentó un 0.4% durante marzo, superando el 0.3% esperado. El CPI subyacente, que excluye los precios volátiles de alimentos y energía, también superó las expectativas al registrar un crecimiento del 3.8% en los últimos 12 meses. El incremento más notable se observó en el sector del transporte, que aumentó un 10.7%, impulsado por el aumento de los costos de los seguros. La energía también experimentó un aumento del 2.1% anual, mientras que los precios de los alimentos y vivienda se mantuvieron estables en 2.2% y 5.7%, respectivamente.

¿Cómo han reaccionado los mercados?

Los mercados reaccionaron de forma negativa al dato de inflación. Este dato reduce las posibilidades de que el ciclo de recortes por parte de la Fed comience en junio. El primer recorte por parte de la Fed se ha venido aplazando, ya que la inflación y otros datos económicos continúan mostrando fortaleza. El mercado de futuros está indicando que la probabilidad de recortes en la reunión de junio es solo del 20%, en comparación con el 60% cuando se había publicado el último dato de inflación de febrero.


De esta forma, el mercado de renta variable ha experimentado presión a lo largo de la mañana. El S&P 500 ha caído un 1.02%, situándose en $5,157. Tanto el Nasdaq como el Dow también han registrado descensos similares, ya que las ventas se han producido de manera generalizada con todos los sectores presentando caídas, exceptuando energía. El aplazamiento de los recortes y por lo tanto mayores tasas en los tesoros, reflejan valoraciones más elevadas por parte de las acciones en Estados Unidos, lo que presiona a la baja los precios.


En el ámbito de la renta fija, el informe ha generado una presión alcista a lo largo de la curva, la cual ha experimentado aplanamiento. La tasa de los tesoros a 2 años ha aumentado en 18 puntos básicos, situándose en 4.94%, mientras que la tasa de los tesoros a 10 años ha subido 13 puntos básicos, alcanzando el 4.50%. El dólar por su parte, se ha apreciado con la noticia, ante expectativa de tasas más altas por más tiempo en EE.UU.

¿Cuál es nuestra recomendación?

La sorpresa inflacionaria del día de hoy, los importantes ajustes en las expectativas de mercado y la resultante volatilidad en tasas forman parte de los riesgos de corto plazo que nos habían llevado a tomar, para los portafolios de renta fija internacional, un posicionamiento neutral en duración. Si bien consideramos que eventualmente se presentará una oportunidad para aumentar la exposición a los activos de mayor plazo, continuamos esperando señales de un mejor balance en el mercado laboral que brinden a los mercados suficiente confianza en el proceso des inflacionario, reduciendo de esta forma la volatilidad ante datos puntuales.  A la espera de lo anterior, mantenemos nuestra preferencia por duraciones neutrales.

Asimismo, considerando que, en gran medida, esta volatilidad en  inflación tiene origen en la fortaleza de la economía estadounidense, continuamos prefiriendo la renta variable ante la renta fija, entendiendo que la primera debería verse beneficiada por el mayor dinamismo económico.

Informate para tomar mejores decisiones financieras.
Contactá a un asesor de inversiones.

CLICK ACÁ